Unidad
Láser

La onicomicosis conocida habitualmente como "hongos de las uñas" es una infección que afecta a un porcentaje elevado de la población. La principal causante de esta infección son los dermatofitos, un tipo de hongo que distorsiona el color, la forma y el grosor de la uña, llegando a destruirla del todo si no se toman medidas para combatirla. Hasta hace poco tiempo, las opciones de tratamientos se limitaban a cremas y esmaltes tópicos (resultados lentos y discretos) y medicación oral (efectos tóxicos). Hoy en día, los avances en la tecnología médica nos permiten aplicar un método nuevo y eficaz: la unidad láser S30 PODYLAS ™, que trata los hongos de las uñas de forma rápida, segura y sin efectos secundarios.

La unidad Láser S30 PODYLAS ™ es un láser de 064nm de 40W de potencia que sirve para el tratamiento de onicomicosis, berrugas plantares y papilomas, helomas neurovasculares, queratosis plantar intratable, recuperación postquirúrgica, terapia analgésica y antiinflamatoria y otras alteraciones dermatológicas de los pies.

Tratamiento de la onicomicosis (hongos en las uñas) con láser.

La onicomicosis (conocida comúnmente como hongos de las uñas) es una infección fúngica en las uñas de los pies, afecta a un porcentaje elevado de la población. El principal causante de esta infección son los dermatofitos, un tipo de hongo que distorsiona el color, la forma y el grosor de las uñas, pudiendo destruirla por completo si no se toman medidas para combatirlos. Hasta hace poco los tratamientos se limitaban a cremas y lacas tópicas (de resultados lentos y discretos) y a la toma de medicación vía oral con efectos tóxicos. Hoy en día, los avances en la tecnología médica nos permite explicar un método nuevo y eficaz: el láser S30 PODYLAS ™, que trata los hongos de las uñas de una forma rápida, segura y sin efectos secundarios.

¿Cómo funciona el tratamiento con láser?

Se aplica el haz láser de S30 PODYLAS ™ sobre las uñas infectadas y la piel que las envuelve, alternando pasadas horizontales y verticales y repitiendo el proceso varias veces para que no quede ninguna zona sin tratar. La energía del láser provoca un efecto térmico controlado penetrando hasta el lecho de la uña, destruyendo los hongos y sin causar daños en el tejido circundante. El tratamiento son diversas sesiones de un tiempo medio de unos 15-25 minutos, dependiendo de la cantidad de los dedos afectados. El tratamiento solamente está destinado a erradicar el hongo existente en las uñas y su erradicación es extremadamente compleja, aunque después del tratamiento con láser las uñas mejoren. Hay entre un 20-25% que nunca llegan a curarse del todo por la coexistencia de micosis en la piel y necesitarán más revisiones para mantenerlas sanas una vez ha concluido el tratamiento inicial.

¿Qué se siente durante el tratamiento?

El procedimiento es cómodo e indoloro; se puede notar cierta sensación de calor en la uña.

¿Tiene efectos secundarios?

No. El tratamiento con S30 PODYLAS ™ es seguro y no tiene ningún efecto secundario, pero no está permitido para embarazadas, portadores de marcapasos y pacientes que consuman drogas fotosensibles.

¿Cuantas sesiones se recomiendan?

En general se recomienda realizar 6 sesiones, con una duración de 15-20 minutos para garantizar la erradicación del hongo, aunque en algunos pacientes sea necesario la aplicación de un segundo ciclo si la infección está muy generalizada. En este segundo ciclo se aplicará una reducción del precio de la sesión. La periodicidad del tratamiento es muy importante por lo que no se debe demorar las citas previstas, ya que esto repercutiría de forma negativa en el tratamiento.

¿Cuando podré volver a mi activitad normal?

La vuelta a la vida cotidiana después de una sesión de tratamiento es inmediato.

¿Pueden volver a reaparecer los hongos?

Las uñas tratadas mostrarán una mejora a las pocas semanas después del tratamiento, aunque será necesario seguir con las pautas de cura que le recomendaremos para evitar una posible reaparición de los hongos.

¿Mejorará el aspecto de las uñas?

La erradicación de la infección no conlleva siempre asociado la desaparición de la distrofia ungueal, ya que ésta puede ser debida a traumatismos previos o enfermedades no fúngicas. Los objetivos del tratamiento de la onicomicosis son la curación micológica y la recuperación clínica de la uña. Teniendo en cuenta que la uña tiene un crecimiento lento (0,1mm/día las uñas de la mano y 0,03-0,05mm/día las uñas de los pies), ésta tardará meses en recuperar su aspecto normal. La prueba final de curación micológica es el negativo del examen con un cultivo. Las recaidas después del tratamiento son frecuentes y pueden ser debidas a una reinfección o a una erradicación incompleta del hongo original o no seguir las pautas marcadas po el podólogo. Una uña tarda en crecer de 12 a 15 meses por lo que los resultados no serán visibles hasta pasado tres meses después de la última aplicación del láser. Al finalizar el tratamiento e incluso durante el mismo la uña puede reinfectarse.

Por este motivo es MUY IMPORTANTE SEGUIR LAS SIGUIENTES RECOMENDACIONES:

1. El desarrollo del hongo se ve favorecido por un ambiente húmedo y a temperaturas un poco inferiores a 37ºC. Por este motivo es importante evitar la hiperhidrosis (exceso de sudor) durante y después del tratamiento
2. Usar calzado o calcetín adecuado (fibras naturales, algodón, lana) con la finalidad de evitar la maceración de la piel y el traumatismo de las uñas.
3. Evitar uso cotidiano de calzado deportivo.
4. Adecuado lavado y secado de los pies, especialmente espacios interdigitales (se puede utilizar secador del del pelo). Utilizar un jabón con pH mayor o igual que 7 para evitar la eliminación del manto protector ácido graso cutaneo que favorece el crecimiento fúngico o bacteriano. El lavado de los pies se realizará en último lugar y siempre con jabones ácidos antisépticos.
5. Airear el máximo posible los pies. Son de gran utilidad los baños de sol.
6. Desinfección de calzados y plantillas. Aplicando directamente polvos o aerosol o introduciendolos en sistemas de desinfección de calzado.
7. Recaordad que el hongo no sólo se transmite por contacto directo sino que también por medio de las toallas, sábanas y ropa. Por eso es importante desinfectar con regularidad las toallas.
8. Evitar el uso de instalaciones como gimnasios, piscinas o saunas sin las medidas de protección (zapatillas, peucos...).
9. Evitar los cosméticos fuertes.
10. No utilizar material de manicura/pedicura en uñas infectadas o con la sospecha de estar infectadas.
11. A fin de evitar recaidas y fracasos terapéuticos el paciente debe continuar el tratamiento indicado por el podólogo durante el tiempo indicado, incluso aunque hayan desaparecido los síntomas desagradables que le producía la lesión.